Migrantes denuncian explotación apoyada por autoridades mexicanas

El presidente de México llama héroes y heroínas a los trabajadores que envían remesas a sus familias, pero cuando mexicanos denunciaron ser víctimas de abusos laborales por una empresa en Carolina del Sur, el gobierno de México archivó el caso.

Este reportaje es parte del Hub de Periodismo de Investigación de la Frontera Norte, un proyecto del International Center for Journalists en alianza con el Border Center for Journalists and Bloggers.

Por: Gloria Ruiz García

Trabajar legalmente en Estados Unidos se volvió un sueño realizable para Sandra Ríos y Antonio Hernández, un operario de maquiladora y una vendedora de alimentos que acudieron al llamado de una empresa que los contrató sin imaginar que serían víctimas de abusos laborales.

“La verdad estuvimos nosotros esclavizados a esa fábrica”, dijo Sandra en entrevista por la forma en que fueron tratados y por las condiciones laborales y de vivienda en que los mantuvo la empresa Home Fashions International.

Ambos ignoraban que el empleador no cumplía con los lineamientos establecidos en el artículo 28-A de la Ley Federal del Trabajo sobre contratación, condiciones laborales y de trato digno.

Omar Castaneda Balderas gerente en HFI revisa el mal estado del techo que provocó la filtración de nieve en la planta maquiladora. Foto: Trabajadores de HFI

La empresa Home Fashions International LLC (HFI) con sede en Carolina del Sur, Estados Unidos, contrató a cien mexicanos en Ciudad Acuña, entre ellos a Sandra y Antonio, sin contar con las certificaciones laborales de Estados Unidos y México.

Sandra y Antonio narraron sus testimonios para este reportaje mientras otros ex trabajadores se negaron por miedo a represalias, pues algunos fueron promovidos por Home Fashions para ser contratados por otra empresa ubicada en Carolina del Norte, que extendió sus visas de trabajo.


José César Nájera Esquivel, otro de los mexicanos contratados por HFI, dijo en entrevista que durante el invierno tuvieron que cocinar a la intemperie en una parrilla en los pasillos del hotel donde los instaló la empresa pero ellos pagaban el hospedaje.

Nájera y otros compañeros hicieron arreglos a las casas rodantes que habitaron después, donde se accidentó y lesionó la cintura, y no recibió atención médica porque él debía pagarla y eso significaba no enviar dinero a su familia en México.

José César Nájera Esquivel, decidió regresar a Ciudad Acuña, ante los abusos laborales y discriminacion que sufrió en HFI. Foto: Gloria Ruiz

Luego de lesionarse la cintura se sintió discriminado por supervisores de HFI, ya no le autorizaron horas extras y empezaron a ignorarlo hasta que decidió regresar a México antes de concluir su contrato porque ya no estaba dispuesto a tolerar más abusos, dijo en entrevista.

Nájera dijo tener hermanos y sobrinos que laboran en Estados Unidos con visa de trabajo en el campo, y no son maltratados.

“A ustedes los están explotando y los están explotando bien y bonito”, le dijeron sus familiares, recordó José César en la entrevista.

Los mexicanos fueron presuntas víctimas de abusos a sus derechos laborales en HFI, de acuerdo con la respuesta de la Secretaría de Relaciones Exteriores para este reportaje.

Fueron contratados con engaños, vivieron y trabajaron en condiciones indignas, los amenazaron con regresarlos a México, los presionaron para aceptar préstamos y no les proveyeron atención médica, de acuerdo a sus testimonios y a la denuncia.

Tania Castañeda Balderas fue la representante de HFI en México y su hermano, Omar Castañeda, es gerente en la empresa hermana Palmetto Pedic, dijo Tania en entrevista en junio del 2021, cuando reclutaba personal.

Esto se confirma además en un oficio enviado a la administración municipal de Acuña.

Desde Gaffney en Carolina del Sur, Omar estuvo dirigiendo el proceso en México, relató Tania en esa entrevista, y reconoció que no tenían un proyecto definido ni sabían claramente cuáles lineamientos debían cumplir, aunque ya estaba reclutando mexicanos.

En diciembre de 2021, Omar Castañeda envió un video mensaje por WhatsApp a los mexicanos que viajaron a Carolina del Sur para trabajar en HFI.

“Aquí hacemos de todo, lo que se necesite para sacar el producto y poder generar ventas y negocio para la empresa”, les dijo Omar a los trabajadores que contrataron y capacitaron para costura.


En México la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) pide a las empresas extranjeras la certificación laboral que emite el Departamento de Trabajo en Estados Unidos y sirve para evitar que los connacionales sean explotados o engañados.

HFI reclutó, capacitó y contrató mexicanos entre junio y agosto de 2021 en Ciudad Acuña, pero obtuvo su certificación en septiembre, es decir, un mes después de haber terminado sus contrataciones, según documento entregado por la administración municipal para este reportaje.

Certificación laboral expedida por el Departamento del Trabajo de los Estados Unidos a la empresa Home Fashions International LLC con sede en Carolina del Sur. Fuente: Administración Municipal de Ciudad Acuña. 

Esto indica que la administración municipal tuvo conocimiento meses después, que permitió a HFI usar instalaciones de gobierno para reclutar y contratar mexicanos sin la certificación del gobierno federal estadounidense.

Sin esa certificación, la empresa violó los lineamientos para el registro, promoción, reclutamiento y selección de trabajadores mexicanos del Servicio Nacional del Empleo (SNE) dependiente de la STPS.

En octubre se tramitaron las visas de trabajo H2-B para migrantes no agrícolas de acuerdo a testimonios de mexicanos, pero algunos debieron esperar hasta enero del 2022 para ser trasladados a Carolina del Sur, situación que les generó deudas en México, pues habían renunciado a sus trabajos meses antes, dijo Antonio Hernández.

Como director de HFI, aparece Zhenzhong “David” Li en diversas constancias de autorización para hacer negocios en Carolina del Sur otorgados entre 2013 y 2018, de acuerdo al sistema de registro de empresas de ese estado.

En la denuncia al Consulado de México, trabajadores dijeron que durante el reclutamiento en Ciudad Acuña les ofrecieron 700 dólares por semana, pero en Carolina del Sur les pagaron esa cantidad a la quincena, que sólo alcanzó para cubrir algunas deudas y gastos familiares.

“Hubo un pequeño error”, les dijo el empleador según consta en la denuncia hecha por uno de los trabajadores ante el consulado mexicano en Del Río Texas y que fue grabada por otra de las víctimas y entregada para esta investigación.

Sandra Ríos y Antonio Hernández, ambos contratados por HFI describieron otros abusos de los que fueron víctimas. No todos llegaron con dinero a Carolina del Sur; uno de sus compañeros se asfixió al atragantarse una porción de alimento por el hambre acumulada, luego de pasar casi un día sin comer en el trayecto desde Ciudad Acuña.

Su reclutadora, Tania Castañeda, les insistió al llegar a Carolina del Sur, aceptar un préstamo de 400 dólares para gastos de alimentos y mensualidad de las casas que les rentó, a otros mexicanos les prestó 720 dólares.

Pagaron entre 50 y 100 dólares quincenales por el préstamo y 1,800 dólares mensuales por casa, todo lo pagaron a Tania Castañeda, advirtiéndoles que se tomarían acciones disciplinarias más severas si no pagaban, se lee en documentos entregados por las víctimas para esta investigación.

En esas casas con un baño vivían hasta 10 hombres y mujeres, algunos dormían en el closet, cocinaban por turnos y solo tenían una mesa con cuatro sillas, dijeron los trabajadores.

La empresa no estaba climatizada y cuando se mareaban por el calor, respiraban gel antibacterial y un día la nieve se filtró por el techo de la maquiladora y les cayó encima, detalló Sandra.

En invierno durante una nevada, solo laboraron trabajadores migrantes que realizaban diversas tareas como empaque del producto, uso de montacargas, relleno de fundas para almohadas entre otras y no costura, para lo que fueron contratados.

Mexicanas trabajando en la planta de HFI entre el agua y la nieve filtradas por el mal estado de la estructura de la nave industrial. Foto: Trabajadores de HFI

Mientras tanto, el personal de HFI les hizo firmar como solteros los formatos para pago de impuestos federales y les descontaron hasta 200 dólares de su sueldo al no reportar dependientes.

Sandra Ríos vio a sus compañeros acostumbrarse a los abusos y dijo que ya no sentían que eran víctimas, aunque ella se animó a denunciar los atropellos ante el consulado mexicano junto con otro compañero.

Este último se negó a dar su testimonio, aunque reconoció que sí ocurrieron abusos evitó hacer declaraciones porque en mayo fue promovido por HFI con otra empresa que extendió su visa de trabajo para un nuevo proyecto, en Carolina del Norte.

Se intentó contactar a Omar Castañeda o con algún representante de la empresa HFI el 24 de agosto y 2 de septiembre, sobre las acusaciones de abuso laboral y humano a trabajadores mexicanos, pero no respondieron a un mensaje telefónico de voz y a dos correos electrónicos.

Gabriel Barrios, funcionario de protección en el consulado mexicano en Del Río, quien recibió la denuncia en enero pasado, dijo que ésta es reservada y solo los afectados podían compartir información.

Sin embargo, la SRE respondió a una solicitud de información que el Consulado de Raleigh, recibió el reporte de la denuncia en enero, pero el solicitante no dio seguimiento.

Los trabajadores que denunciaron dijeron que del consulado mexicano en Raleigh, Carolina del Norte, no los contactaron.

“Según iban a ir a las trailas (casas móviles) a vernos, pero nunca se le dio seguimiento (…) en realidad nos sentimos abandonados por completo”, señaló Ríos refiriéndose al Consulado Mexicano.

Incluso refirió que Tania Castañeda llegó a decirles: “les quitamos la visa de trabajo y los regresamos, ustedes nomás digan cuando se quieren ir”.

La Secretaría de Relaciones Exteriores, informó que el 9 de mayo (cuatro meses después de la denuncia) el Consulado de Raleigh se reunió virtualmente con personal del Departamento de Empleo y Fuerza Laboral de Carolina del Sur, para solicitar una investigación sobre condiciones laborales y de vivienda de los trabajadores de HFI.

HFI: una empresa con antecedentes de irregularidades

El Departamento del Trabajo en Estados Unidos respondió para este reportaje, que recibió denuncias de trabajadores contra HFI de 2017 a 2018 por condiciones insalubres y falta de seguridad en la planta, así como consumo de drogas con conocimiento de supervisores, lo cual se comprobó en documentos entregados por la dependencia federal.

Las denuncias hasta 2018 no procedieron porque no las firmaron los trabajadores o un representante legal, de acuerdo a documentos del Departamento del Trabajo entregados para esta investigación.

La empresa negó las acusaciones y los casos fueron cerrados por el State Monitor Advocate (Oficina que monitorea las condiciones laborales de extranjeros con visas de trabajo).

Otra denuncia fue recibida en 2022 en el DOL (Departamento del Trabajo) y corresponde a la que trabajadores de HFI hicieron en enero ante el Consulado Mexicano de Del Rio, Texas, pero fue notificada a dicha oficina de los Estados Unidos hasta el 9 de mayo por el Consulado General Mexicano.

La redacción de la denuncia por el Consulado General Mexicano, contiene datos imprecisos sobre periodo de abusos contra los mexicanos y sobre la ubicación de la empresa HFI.

Sin embargo el Consulado Mexicano sí detalló en el documento que los mexicanos denunciaron:

  • Falta de acceso a instalaciones sanitarias
  • Unidad de alojamiento sobrepoblada
  • El área que rodea la vivienda no está en condiciones sanitarias
  • La vivienda no dispone de camas ni de instalaciones de almacenamiento adecuadas
  • La vivienda no tiene ventanas y la falta de estas interfiere en las condiciones adecuadas de calefacción y sanidad
  • para cocinar, dormir, controlar plagas y regular la temperatura
  • Las viviendas tienen instalaciones eléctricas inseguras
  • Los empleados se ven obligados a conducir montacargas sin la licencia adecuada.

La denuncia fue procesada el 27 de mayo por el State Monitor Advocate (Sistema de monitoreo federal/estatal) a solo cuatro días de terminar el contrato de los mexicanos con HFI.

En el documento, Abdalis Toro, titular del State Monitor Advocate, da indicación precisa para que se mantengan privadas las identidades de los denunciantes ya que los datos, considera, apuntan a trata de personas. Estos abusos están tipificados como delitos en el capítulo 77 sobre Peonaje, esclavitud y trata de personas, del Código de los Estados Unidos.

Hasta septiembre del presente año no se informó el estado actual de la investigación o si fue cerrado el caso.

Entre 2019 y 2021 el consulado mexicano de Raleigh, Carolina del Norte, atendió por violaciones en el ámbito laboral a 61 hombres y 17 mujeres, muestran datos proporcionados por la Secretaría de Relaciones Exteriores mediante una solicitud de información.

De 2010 a 2021 la SRE informó la recepción de 1,472 denuncias por violaciones a derechos laborales en los Estados Unidos de los cuales son 973 hombres, 498 mujeres y 1 desconocido.

En el mismo período se recibieron 312 denuncias por trata laboral de los cuales 217 son hombres y 95 mujeres.

Mientras que los coahuilenses atendidos por la Red Consular Mexicana por violaciones en el ámbito laboral entre 2019 y 2021 fueron 39 hombres y 9 mujeres.

Los cien mexicanos contratados en Ciudad Acuña por HFI y presuntas víctimas de trata laboral engrosan el número de casos reportados por la SRE, aunque las dependencias competentes en los tres niveles de gobierno no investigaron la denuncia hasta que se les cuestionó sobre el caso para este reportaje.

Entre las irregularidades de HFI denunciadas por trabajadores se encuentran las siguientes: la empresa no cubrió gastos generados en el proceso de contratación y traslado de los mexicanos a Estados Unidos, obligación establecida por el Departamento del Trabajo en el apartado de Visas H2-B a los empleadores.

Solo reembolsaron el costo de la visa y 40 dólares para alimento en dos días de traslado, según trabajadores.

Pero no sólo incumplieron con lineamientos federales de los Estados Unidos. La administración municipal en Ciudad Acuña, permitió que HFI usara la Infoteca y Sala Audiovisual, ambas instalaciones municipales, para promover la oferta laboral y reclutamiento de cien mexicanos sin verificar debidamente la legalidad con que la empresa operaba en México.


El hecho de que HFI usara instalaciones y logotipo institucional del gobierno municipal, les generó confianza a los mexicanos en la oferta laboral.“Vamos a dejar en alto el municipio de Acuña y todo eso, con una motivación muy positiva” dijo Antonio, quien agregó que él y sus compañeros pensaron que el municipio los estaba apoyando.

HFI usó el logo de la administración municipal de Ciudad Acuña, para promover su oferta laboral. Fuente: Administración Municipal de Ciudad Acuna.

El entonces director de Fomento Económico municipal, Lino Gerardo González Calvillo, facilitó las instalaciones y un mes después investigó a HFI; en julio de 2021 solicitó a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) información de Home Fashions.

“Solicito por este medio información referente si dicha empresa requiere realizar algún trámite para esta etapa de reclutamiento y selección de personal ante la STPS”, se lee en un correo electrónico de González.

Julio Antonio Sánchez Morales, subdelegado en Coahuila de la STPS, respondió “Confirmo de recibo enseguida te respondo”, pero la respuesta nunca llegó, de acuerdo a González.

A pesar de la falta de respuesta, el funcionario municipal no suspendió el apoyo a HFI: “Pensé en el beneficio a familias acuñenses”, dijo en entrevista.

HFI usó la Infoteca y la sala audiovisual del gobierno municipal sin pagar por el uso, aunque debió hacerlo, según el artículo 34 de la ley de ingresos de Acuña. por dos horas en medio espacio el costo es de 650 pesos y 1,250 pesos por dos horas en espacio completo.

La entonces directora de la Infoteca municipal, Ana Villarreal Mora, reconoció en entrevista que cometió un error al facilitar el espacio a HFI sin oficio de autorización de Fomento Económico, pero eso se solucionó y el apoyo logístico continuó.

Mientras que el actual director de la Infoteca Juan José De León, dijo que la autorización para exentar de pago a Home Fashions por renta de la Infoteca, provino verbalmente del exsecretario del ayuntamiento, Felipe Basulto Corona.

De León entregó copia del documento que Tania Castañeda elaboró solicitando el uso de la Infoteca para “difusión de proyecto, reclutamiento y selección de personal” se lee en el mismo.
El secretario técnico de la administración municipal, Héctor Arocha, confirmó en entrevista que se elaboró ficha técnica para el uso de la Infoteca por HFI, sin embargo, al solicitarle una copia no la entregó.

Tania Castañeda, de HFI, continuó con la capacitación de los mexicanos en el Instituto de Capacitación para el Trabajo (ICATEC) en agosto de 2021, pero no lo hizo a nombre de la empresa.

La capacitación de 54 trabajadores de Home Fashions fue contratada por Mignelia Galmiche Segura, una de las mexicanas que fue reclutada por HFI.

La firma de Mignelia aparece en cinco convenios para “Capacitación Específica Acelerada en costura industrial”, según documentos del ICATEC obtenidos por transparencia en los que aparece como “Organismo privado que se dedica a otros servicios de apoyo a negocios” en contratos y facturas emitidas por un total de 20 mil pesos.

Mignelia Galmiche fue contactada para solicitar su testimonio sobre la razón por la que firmó los convenios con el ICATEC, sin embargo, no accedió por temor a represalias de la empresa para la que trabajó.

HFI usó la firma de Mignelia, pues en agosto del 2021, la empresa no estaba registrada en el Servicio Nacional del Empleo por carecer de la certificación del Departamento del Trabajo de Estados Unidos, requisito para recibir capacitaciones del ICATEC.

De hecho, el ICATEC puede ofrecer capacitación a empresas de Estados Unidos, como una excepción si el empleador está registrado en el SNE, explicó Nazira Zogbi Castro, titular de la Secretaría del Trabajo en Coahuila (SETRA) pero deben ser representantes acreditados debidamente por las empresas quienes firmen dichos convenios.

Sobre las acusaciones de trabajadores de HFI, Tania Castañeda respondió en llamada telefónica el 24 de agosto: “Mira sinceramente yo no puedo darte la información que tu necesitas” pero aseguró que pondría a los abogados de la empresa en contacto para una declaración, lo que al cierre de edición no sucedió.

Sin embargo en junio del 2021, Castañeda dijo en entrevista que estaban cumpliendo con todos los requisitos solicitados por la administración municipal.

En junio pasado, un mes después de que los mexicanos terminaron su contrato con HFI, fueron contactados por Mariana Cepeda, jefa de oficina del ICATEC Acuña, para que entregaran de nuevo sus documentos de identificación y modificar los trámites ya que los cambiaría al módulo de Acuña, pues los habían inscrito en el de Piedras Negras.

“Donde dice Piedras Negras por eso tenemos que cambiar al otro” se escucha en audios que Cepeda envió vía WhatsApp a los mexicanos junto con la imagen de un formato de inscripción que fue llenado en agosto del 2021 por Antonio Hernández Rodríguez, de acuerdo a las evidencias entregadas por un familiar de Hernandez con la autorización de éste.

ICATEC se negó a entregar las solicitudes para la capacitación que llenaron los mexicanos aludiendo el contenido de datos personales, pero ya había entregado expedientes de convenios que contienen nombres y fotografías de los mismos.

En otra respuesta ICATEC aseguró que las 54 solicitudes de capacitación corresponden al módulo de Acuña, pero que la información la puede captar cualquier módulo en el Estado y el solicitante decide en cuál de estos capacitarse.

Sin embargo, Antonio Hernández llenó solicitud en Acuña y se capacitó en ese municipio, pero le proporcionaron formato del módulo de Piedras Negras.

La secretaria del trabajo en Coahuila Nazira Zogbi no respondió a múltiples solicitudes de entrevista sobre estas discrepancias, a través del encargado del área de comunicación Alejandro A. Tomatsu Puente.

A finales de mayo pasado, al término del contrato con HFI, la gerente de la empresa Maribel Torres, sostuvo una reunión con los mexicanos que fue grabada por trabajadores y que entregaron para esta investigación.

En el audio se escucha a Torres reconocer el proyecto como un éxito nunca visto en la empresa y felicitar a los mexicanos, asegurando que están contemplados para una segunda temporada en octubre de este año.

Posteriormente la gerente les pidió escribir en una hoja si fueron abusados, discriminados u obligados a trabajar horas extras recalcando en varias ocasiones “nadie me pidió que lo hiciera”, pero los trabajadores no le entregaron la hoja.

De hecho, HFI ya inició contrataciones de mexicanos para el nuevo proyecto que inició en octubre, pero ahora lo hace mediante un formato electrónico en el que pide datos del solicitante y foto de quien haya recomendado el trabajo, también proporciona el correo electrónico de Castañeda para resolver dudas.

La frontera norte ha sido reconocida por su excelente mano de obra para trabajo en el extranjero.
Los migrantes son llamados «Héroes y heroínas» por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador debido a las remesas que envían a sus familias y que en 2021 alcanzaron el récord histórico de 51.6 mil millones de dólares, según datos publicados por el Banco de México.

Para los trabajadores mexicanos de HFI el trato fue muy diferente de acuerdo al testimonio de varios afectados.

“Una humillación”, dijo Sandra al enterarse que son llamados héroes y heroínas por el gobierno de México, porque ella y sus compañeros fueron desamparados y no fueron tratados humanamente.
El presidente Andrés Manuel López Obrador, solicitó este año a su colega de Estados Unidos, Joe Biden, revivir el programa “Bracero” que fortalezca la relación económica de ambos países.

El programa “Bracero” funcionó por un acuerdo bilateral entre 1942 y 1964; tras la crisis laboral que dejó la Segunda Guerra Mundial.

Aunque el presidente reconoció que dicho programa tuvo casos de abusos patronales y de violaciones a derechos humanos, dijo que fue mejor que los programas actuales.

El presidente Biden destacó durante la reunión con su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, que durante los últimos cinco años se alcanzó un récord histórico con la emisión de 300 mil visas H2-B y tiene contemplado continuar aprobando estos programas para que más mexicanos ingresen legalmente a trabajar a la Unión Americana.

Lo más reciente
Ilustración Qatar 2022 por Miguel Sifuentes
Mundial Catar 2022: Orden restablecido