¿Por qué sufrir viendo Jujutsu Kaisen?

El anime plantea cuestiones éticas y morales como: ¿haber nacido en el privilegio nos da derecho a ser respetados?, ¿eres el más fuerte por lo que representas o lo representas porque eres el más fuerte?, ¿la fuerza nos da derecho a ser respetados?

Jujutsu Kaisen es una obra de anime del estilo shonen que se estrenó en el 2020. En pocos años se ha puesto en las tendencias mundiales y parece que podría ocupar el lugar de uno de los grandes animes de todos los tiempos al tamaño de Naruto, Dragon Ball y demás.  

Desde su debut destacó por su frescura, agilidad y un nivel de poderes poco convencional, colocándose como un favorito en su subgénero, especialmente durante su segunda temporada estrenada en 2023. Detrás de su impactante animación y emocionantes secuencias de acción, la serie ofrece una narrativa con un amplio trasfondo que puede verse opacado por las enigmáticas escenas de acción.

En un inicio, la historia parece simple y similar a muchas que se han visto en otros programas japoneses: en el mundo existe la energía maldita que al acumularse produce seres vivientes llamados maldiciones. Un grupo de hechiceros, cuya habilidad es dominar esa energía maldita, son los encargados de mantener estos entes a raya, la abundancia de energía maldita produce maldiciones cada vez más poderosas a las cuales deben enfrentarse. 

Sin embargo, poco a poco la historia crece cuando se desdibujan algunas líneas. En este mundo, como en el real, las acciones tienen consecuencias, existen sistemas que obligan a otras personas a perder la vida por los deseos de otros, lo que hace que sus personajes se cuestionen hasta dónde llegarán o si valen la pena sus acciones.

Jujutsu Kaisen se aleja audazmente de los clichés típicos del shonen, adoptando un enfoque más oscuro y maduro. Su autorx (porque se desconoce si es mujer u hombre) Gege Akutami, parece tratar de alejarse a propósito de las convencionalidades como un protagonista “elegido”, que obtiene ventajas sin más o que solo lucha por el bien. Al protagonista se le ve sufrir y estar lejos del nivel de sus compañeros. Vivir las pérdidas, y cuestionar sus decisiones y falta de fuerza tanto física como mental. 

El sentido del ser y creer en la propia fuerza es una de las ideas más complejas que explora la serie. A lo largo de la historia se muestran personajes cuya habilidad nace a partir de tener un fuerte sentido de quiénes son, de sus ideales y hasta dónde pueden llegar, ya sea porque sobreviven a la muerte o porque directamente son cuestionados si sus acciones son motivadas por sí mismos o por alguien más.  

Es hasta que los personajes visualizan su propia grandeza es que pueden sobrepasar sus límites. La serie insiste en este tema, pues Maki, Megumi, Itatori, Gojo, Todou y Yuta atraviesan momentos en los que, de no creer en sí mismos, en sus habilidades y en lo que pueden lograr, la vida puede simplemente terminar para ellos o sus compañeros. Tal como puede suceder en la vida cotidiana, aunque con conclusiones menos trágicas. 

Esto sucede no solo con los protagonistas, sino también con los antagonistas, quienes hasta entender su papel en el mundo son capaces de avanzar en fuerza y poder. 

¿Eres el más fuerte?

La serie aborda cuestiones éticas y morales: ¿por qué salvar a quienes son débiles?, ¿haber nacido en el privilegio nos da derecho a ser respetados?, ¿eres el más fuerte por lo que representas o lo representas porque eres el más fuerte?, ¿la fuerza nos da derecho a ser respetados?

Reflexiona sobre temas como el amor, la muerte, el dolor, la culpa y el abandono. A través de personajes como Yuji Itadori y Geto Suguru, explora la carga emocional de enfrentar las consecuencias de las decisiones. 

Yuji lucha contra su demonio interno, literalmente, y contra la aceptación de la inevitabilidad de su destino. El peso de las decisiones tomadas por otros, preguntándose hasta dónde debe llegar o por qué debe seguir en el mundo al que fue arrastrado. Se le ve dejar atrás su juventud e inmadurez a manos de la tragedia y entenderse a sí mismo como un engranaje de un sistema más grande.

Con Geto, otro de los personajes fundamentales, la línea entre el bien y el mal se desdibuja. 

La carga emocional de Geto radica en su ambivalencia moral y en la elección de un camino que desafía las estructuras establecidas. Gradualmente surgen capas más oscuras en su personalidad y sus motivaciones y desmotivaciones. Su moral se vuelve gris después de ver cómo el sistema en el que vive se cae a pedazos y las reglas parecen ser una farsa. 

A través de sus acciones, la serie invita a los espectadores a cuestionar sus propias percepciones de lo correcto e incorrecto, llevándolos a enfrentar la carga de lo que es ir “en contra del sistema”.

Jujutsu Kaisen no es solo un anime de acción, sino una obra que se sumerge en temas más profundos y complejos. Solo por mencionar algunos en este texto. Restan por ejemplo, la hermandad, la traición, la divinidad. Su exploración de la moral, la autenticidad y el cuestionamiento de las normas establecidas la eleva por encima del estigma del shonen convencional, le aseguran un lugar en la conversación sobre los grandes animes.

Lo más reciente
Ruth Castro: el noreste a través del sotol