Foto: Luis Alberto López

Irregularidades, retrasos y falta de consenso: los desafíos de la obra pública en Torreón

Por Luis Alberto López y Jessica Ayala Barbosa
Este reportaje es parte del Hub de Periodismo de Investigación de la Frontera Norte, un proyecto del International Center for Journalists en alianza con el Border Center for Journalists and Bloggers.
Los gobiernos federal y municipal han retomado proyectos de administraciones pasadas en Torreón con el argumento de que antes no fueron bien ejecutados, pero la falta de consenso ciudadano y planeación siguen siendo un desafío. 

Plaza Pública, a través de su plataforma Aquí se construye, una herramienta que analiza los proyectos realizados en Torreón con recursos municipales, estatales y federales, encontró que hay obras públicas en desarrollo que corresponden a proyectos retomados de administraciones pasadas que quedaron inconclusos, que se realizaron sin consenso ciudadano o con retrasos en los plazos de entrega. 

Aunado a esto, en el caso de la Federación y el Municipio, los titulares de las dependencias que las ejecutan refirieron que en el pasado no se hicieron bien las obras. 

Aquí se construye es una herramienta creada por periodistas integrantes del Border Hub que concentra una base de datos con las 50 obras más costosas realizadas por los tres órdenes de gobierno en Torreón, durante 2022, aunque también incluye proyectos multianuales que comenzaron a construirse en años pasados pero no han sido concluidos. Además incluye la geolocalización de cada obra a fin de que los usuarios puedan visualizarlas en un mapa.

El análisis fue realizado con base en solicitudes de información por transparencia y datos públicos obtenidos de los portales de diversas dependencias. 

Aquí se construye es un espacio dedicado a la sociedad civil organizada, la academia y periodistas que busquen profundizar sobre los procesos de licitación y avances en los proyectos de obra. 

Aquí presentamos dos ejemplos de obras que han sido las más cuestionadas por sus retrasos, falta de consenso ciudadano u opacidad de sus procesos. Estos son algunos de los casos que puedes encontrar en la plataforma.

UN HOSPITAL RETOMADO CON RETRASOS Y SIN PROYECTO EJECUTIVO

Una de las obras insignia en Torreón de la actual administración federal es el Hospital Regional de Alta Especialidad del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), según destacó el propio presidente Andrés Manuel López Obrador dentro de sus planes para el “rescate” de la institución de salud. 

Este proyecto fue anunciado con Enrique Peña Nieto e inició su construcción hasta que llegó López Obrador, pero con modificaciones en cuanto a su planteamiento original. 

 El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador retomó la construcción del hospital del ISSSTE y lo anunció como una obra insignia. Foto: Luis Alberto López.

Durante el sexenio de Peña Nieto, el hospital fue anunciado mediáticamente en dos ocasiones por el exgobernador Rubén Moreira Valdez: la primera en 2013 y la segunda en 2017. En esa última, anunciaron un esquema de Asociación Público-Privado con una inversión inicial de mil 74 millones de pesos en un acto encabezado por el entonces director general del ISSSTE, José Reyes Baeza y Rubén Moreira Valdez. Pero no se licitó la obra.

Ya en la administración de López Obrador fue retomado con una inversión enteramente pública de 2 mil 610 millones 890 pesos más IVA, por lo que encareció el costo si se toma en cuenta lo dicho en la gestión federal pasada. 

Los trabajos comenzaron hasta diciembre de 2022 y están proyectados para concluir el 24 de marzo de 2024. El contrato fue otorgado a través de una licitación pública nacional a las empresas Constructora Jilsa SA de CV e Ingeniería y Desarrollo Inmobiliario de México SA de CV, de acuerdo con información obtenida vía transparencia. 

Sin embargo, la construcción del inmueble médico presentó irregularidades desde su inicio, pues el proyecto ejecutivo no fue entregado en tiempo y forma. El propio instituto confirmó esto vía la solicitud de transparencia 330017123001756, en la que se le pidió este documento junto con el contrato.

«No se localizó el proyecto ejecutivo requerido por el peticionario, debido a que la contratista aún no lo ha entregado, incumpliendo con los plazos establecidos en el citado contrato, por lo que se declara formalmente la inexistencia de ésta”, contestó el instituto.

Retraso y falta de un proyecto ejecutivo, entre las irregularidades en la obra. Foto: Luis Alberto Lópéz

Gustavo Rodríguez de la Vega, presidente del Consejo Consultivo de Desarrollo Metropolitano y coordinador de la carrera de Arquitectura en la Ibero Torreón, destacó que contar con un proyecto ejecutivo es el primer paso para la transparencia de una obra y no tenerlo puede implicar un encarecimiento de la misma.

“Es fundamental un proyecto ejecutivo, de calidad y bien hecho. A partir de ahí las obras podrán ser transparentes, mientras no tengamos un proyecto ejecutivo estamos construyendo bajo las rodillas”, afirmó.

Rodríguez refirió que, además del encarecimiento de obra, la falta de este documento puede propiciar retrasos en las obras. 

“El proyecto ejecutivo es necesario en todo el proceso de la obra, pues si sabemos de qué consta los trabajos podremos saber en qué tiempos se van ejecutar y, si no lo tenemos, no podemos establecer tiempos”.

Sin embargo, Pedro Zenteno Santaella, director general del ISSSTE, aseguró que no existe ninguna irregularidad en torno a la construcción del nuevo centro médico.

“Todas las empresas fueron seleccionadas a través de una visualización que hizo la función pública sobre sus expedientes, trayectoria y profesionalismo. Está blindado, son empresas serias, que tienen capital mexicana y que han hecho hospitales”, dijo a Plaza Pública durante su visita a Torreón el pasado 28 de julio para supervisar los avances de la obra.

Aunque los trabajos deben terminar en marzo de 2024, al cierre de julio pasado el avance global era del 30 por ciento y por el conteo de días transcurridos con base en el contrato debía ir a más del 50 por ciento. A pesar de esto, Zenteno Santaella refirió que estará listo en la fecha marcada e incluso acudirá a su puesta en marcha el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“No ha habido problema. Todo lo han cumplido las empresas y tienen extraordinario profesionalismo y experiencia. No queremos que vengan nada más a cortar el listón, sino que esté funcionando para marzo en su totalidad”, reiteró en julio pasado el director general del ISSSTE. 

Pedro Zenteno Santaella, director general del ISSSTE, en su más reciente visita para supervisar los avances del hospital y asegurar que las empresas encargadas de la obra han cumplido en tiempo y forma. Foto: Luis Alberto López

Zenteno Santaella dijo en diciembre pasado que cada mes habría visitas a Torreón para revisar y reportar ante la prensa los avances de la obra. Esto se cumplió hasta julio pasado, en agosto no hubo actualización y por eso no se conoce el porcentaje actual de los trabajos. 

Obra genera malestar ciudadano y despilfarro

La calzada Colón es una de las vialidades de mayor historia en Torreón, pues tiene 95 años de existencia. Sin embargo, tan sólo en el último lustro ha sido blanco de 14 intervenciones de obra cuestionadas por falta de transparencia y falta de consenso con comerciantes y asociaciones civiles. 

Al inicio de su administración en 2022, el alcalde Román Alberto Cepeda González anunció cambios en esta vialidad, entre ellos modificar la ciclovía que fue colocada durante la gestión de su antecesor, Jorge Zermeño Infante (2018-2021), en los carriles laterales de la vialidad.

La idea de Cepeda González era mover al camellón central de la vialidad la infraestructura ciclista, reducir los carriles de alta velocidad, colocar nueva semaforización y remodelar las banquetas. Y así lo anunció su administración con una inversión de 100 millones de pesos, pero el proyecto fue cancelado ante el descontento ciudadano.

El fracaso en la socialización de la obra hizo que el proyecto ejecutivo, que costó 558 mil 876.69 pesos, y se adjudicó vía el contrato 055-FM-TOR/2022, quedara inservible. Organizaciones como Distrito Colón y Ruedas del Desierto cuestionaron las modificaciones en la ciclovía y los carriles viales. 

La Rosa del Viento es una de las primeras intervenciones que la administración municipal actual realizó en la calzada Colón. Foto: Redes Sociales Dirección General de Obras Públicas.

“No fue aceptado por la sociedad nuestro proyecto y se dejó en stand by el cambio de las ciclovías, restringir la circulación y las paradas”, reconoció en entrevista con Plaza Pública, Adolfo Von Bertrab, titular de la Dirección de Obras Públicas al ser abordado para esta publicación.

El funcionario refirió que ante esto procedieron a hacer modificaciones a la idea y optar por acciones parciales en la vialidad, entre ellas mejorar las banquetas en un primer tramo de cinco manzanas de la calzada. 

Derivado de esto surgieron contratos de menor cuantía como el 115-FM-TOR/2022 para el “Reordenamiento de calzada Colón, de la avenida Juan I. Jiménez al bulevar Constitución en colonia Segundo de Cobián”, cuyo objetivo principal fue hacerle cambios a un tramo de la ciclovía ya existente, con una inversión de 798 mil 876.93 pesos en un plazo de poco más de un mes.

Sin embargo, otros contratos como el de 110-FM-TOR/202 de Rehabilitación de banquetas en la calzada Colón entre avenida Abasolo y Morelos no fueron cumplidos a cabalidad en cuanto a los plazos marcados inicialmente. 

El plazo original era del 22 de noviembre al 31 de diciembre del 2022, pero la Dirección de Obras Públicas reconoció que se concluyó hasta junio de 2023 y argumentó ajustes al convenio ante la cancelación de un proyecto previo. El monto asignado fue de 5 millones 487 mil 261.98 pesos.

“Hubo una prórroga porque se canceló el proyecto original de la Colón, hicimos una modificación a contratos y asignaciones por lo que quedó para terminarse este año”, añadió Von Bertrab.

Las obras de la calzada Colón en Torreón emprendidas a finales del año pasado consistieron en rehabilitar banquetas, colocar bolardos y decorado. Foto: Luis Alberto López

A pesar de esto, el portal de Transparencia de la Dirección de Obras Públicas marca los trabajos con un avance del 35 por ciento y no incluye las modificaciones al contrato original que supuestamente se hicieron. 

También fueron ejecutadas otras obras de ornato para la vialidad como la “Rosa de los Vientos”, una estructura metálica que costó 199 mil 543 pesos , según establece el contrato 049-FM-TOR/2022. La estructura, a decir de Román Alberto Cepeda, era relevante al marcar los cuatro puntos cardinales y el centro de la ciudad. 

Entre el 2018 y 2021, es decir, en la gestión municipal pasada, hay el registro de 11 acciones de obra que suman un costo total de 10 millones 879 mil 947.26 pesos, y que consistieron en la pavimentación de sus carriles, la mejora en el camellón central de la avenida y la colocación de señalética, según el portal de transparencia de Obras Públicas en Torreón.

 La administración 2019-2021 en Torreón hizo diversas intervenciones en la calzada Colón. Foto: Redes sociales de la Dirección de Obras Públicas

Adolfo Von Bertrab, titular de Obras Públicas en Torreón, fue cuestionado por este equipo sobre por qué continuar invirtiendo en esa vialidad y justificó con que los trabajos anteriores no fueron efectivos.

“Es un referente de la ciudad la calzada y las condiciones en que nos fue entregada no eran las óptimas. Si comparas cómo la estamos dejando en cuanto a infraestructura como banquetas, iluminación y bolardos a como estaba es muy diferente”, afirmó.

Refirió que en el caso de las banquetas viene un nuevo contrato por más de 4 millones de pesos para los tramos que faltan. 

“Dentro de los trabajos que estamos realizando en el Centro Histórico vamos a continuar con las banquetas y hermoseamiento de las banquetas desde el bulevar Revolución hasta el Independencia. El techo financiero de 4 millones y medio de pesos, estamos en unos ajustes”, dijo.

Por su parte, Gustavo Rodríguez de la Vega, presidente del Consejo Consultivo de Desarrollo Metropolitano y coordinador de la carrera de Arquitectura en la Ibero Torreón, consideró que proyectos como la calzada Colón reflejan cómo se llevan a cabo obras cuando sólo se piensa desde la perspectiva de ingenieros y arquitectos. 

“En general los municipios tienen que partir de entender a la población, la participación y el usuario inmediato en cuanto a sus necesidades. No solamente el despacho de ingenieros y arquitectos, sino que se tome en cuenta a la ciudadanía”.

 Las obras en la calzada Colón continuarán, según lo anunciado por la Dirección de Obras Públicas. Foto: Luis Alberto López

Con relación a los retrasos que tienen este tipo de proyectos en su ejecución, argumentó que hace falta una mayor exigencia de la autoridad municipal hacia las constructoras. 

“Tenemos que ser más profesionales y por eso es fundamental una gerencia de proyectos de obra desde el principio”.

Reconoció esfuerzos como el de Plaza Pública para transparentar los procesos de obra en ciudades como Torreón, a través de Aquí se construye. 

“Yo creo que esto contribuye con el ciudadano para ser una mejor sociedad, tener una mejor metrópoli y es bienvenido”, apuntó.

Lo más reciente
Cuatro Personas con bicicleta de bamboo Bamboo Basti y Ruedas del Desierto
El legado de Bamboo Basti